Cambio de marchas

Ya estamos en la recta final del verano y con mucha energía para seguir compartiendo aprendizajes con vosotros.

Esta vez me he inspirado en el cambio de marchas de un vehículo para poner enfasis a la acción. La acción que mueve y con-mueve.

NADA CAMBIA, TÚ CAMBIAS, TODO CAMBIA

 

Veamos el poder de un CAMBIO DE MARCHAS en nuestra vida atendiendo a 7 pasos:

  1. Traza una ruta ¿Hacia dónde vas?

    “Nada cambia, TÚ CAMBIAS EL OBJETIVO, todo cambia”

     

  2. Decide con quién viajas ¿Quién tienes al lado?

    “Nada cambia, TÚ CAMBIAS LA COMPAÑÍA, todo cambia”

     

  3. Observa tus recursos ¿Con qué medios cuentas?

    “Nada cambia, TÚ CAMBIAS LA CONFIANZA, todo cambia”

     

  4. Calibra tu ilusión por el logro ¿Cuál es tu motivación del 1 al 10?

    “Nada cambia, TÚ CAMBIAS LA MOTIVACIÓN, todo cambia”

     

  5. Pon límites a tus saboteadores ¿Qué te impide llegar a la meta?

    “Nada cambia, TÚ CAMBIAS LOS MIEDOS, todo cambia”

     

  6. Márcate un plazo de tiempo real y da el primer paso ¿Cuándo vas a llegar?

    “Nada cambia, TÚ CAMBIAS LA ACTITUD, todo cambia”

     

  7. Fija el aprendizaje de este cambio ¿Qué vas a hacer cuando lo hayas logrado?

    “Nada cambia, TÚ CAMBIAS LA CONCIENCIA, todo cambia”

     

¿Cuándo cambiamos la marcha?

La acción consciente para cambiar de marcha es la que depende de la propia fuerza de voluntad. Es la que conlleva una decisión y una implicación acorde al destino planificado. Un cambio oportuno se produce cuando se ha calibrado y nos enfocamos en que todo vaya alineado.

Ponemos marchas largas cuando el camino está despejado y el objetivo que vislumbramos permite correr. Es cuando la mente y el corazón van en comunión y la acción toma el mando con control, dominio y seguridad. En caso contrario cuando la calle es estrecha, está cortada o los obstáculos ralentizan demasiado, también es útil i coherente cambiar el sentido y tomar otra dirección.

En algunas circunstancias es preferible optar por la aceptación del terreno y conducir con prudencia, mientras que en otras la conducción temeraria permite llegar a la meta con algún que otro rasguño pero con la copa en la mano.

 

¿Qué nos mueve a conducir de una u otra forma? y ¿Qué responsabilidad tenemos en ello?

Solemos movernos en base a 3 condicionantes: el dictamen interior que habla a cada uno con un lenguaje propio; la presión del entorno, en este sentido hacen referencia las normas o cultura del país en que nacemos; los limites ajenos a la voluntad, como sería el caso de una discapacidad que permite desarrollar una alta capacidad en otra activación.

Podemos cambiar lo que depende de nosotros y a esto le llamamos nuestra responsabilidad.

En el lenguaje popular hay frases capaces de manifestar cómo nos afectan algunos movimientos dependiendo del ámbito de incidencia, como por ejemplo: “se me ha ido mi mano derecha”, “me ha arrancado el corazón”, “se me ha roto la moral”. Todas ellas son frases desde el victimismo y cada uno somos responsables de ser víctimas o protagonistas de nuestra vida.

Tan solo tú eres responsable de cambiar de marcha. Tú ELIGES si poner marcha larga, colocarte en el punto muerto o ir para atrás.

 

¿Con quién viajamos?

Puede ser útil explorar las sensaciones que percibimos viajando en un monoplaza o en un aerobús porque es importante saber si nuestro destino contempla compañía.

También los idiomas con que nos comunicamos nos dirán si nos entendemos.

 

¿Qué más?

Una mirada amplia permite contemplar distintos parajes con distintos vehículos.

Es posible soñar alto y para ello se pueden usar otros vehículos como el anfibio que opera tanto en tierra como en mar o una avioneta o una aeronave que toma perspectiva lejana.

Si nuestra fuerza interior es la clave, también lo es el equipo humano que ha puesto sus capacidades al alcance de todos. Convivir valorando la sinergia potencia al conjunto.

La conciencia y el respeto por el entorno son de gran ayuda para el equilibrio y el bienestar.

Os deseo, ¡FELIZ VIAJE!

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Coaching y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s