Hoy he soñado…

Hoy, después de ocho horas de reposo y una vez finalizada la fase onírica de la noche, he sentido el peso de mi cuerpo sobre la cama, se ha abierto el primer ojo y el aparato locomotor me ha puesto de patitas en el suelo… ¿Qué me deparará hoy el destino después de la movida de ayer?

Sin tiempo a pensar, mis pies me han conducido directa a la biblioteca del despacho.

Allí, aún dormido, estaba esperando un libro de lomo azul celeste; en la carátula, la imagen de una mujer de pelo dorado, con la cabeza apoyada entre las manos, el torso desnudo envuelto en sabanas blancas y los ojos cerrados que invocaban el derecho de un sueño placentero.

Siguiendo los actos reflejos del corazón he tomado el libro dispuesta a leer en su interior.

En la portada figuraba el nombre de su autor, Jorge G. Lacueva. Este libro contiene un sabio tratado sobre el arte de interpretar el lenguaje del inconsciente, tal como se indica en su título: “Cómo interpretar los sueños”.

Las emociones sanadoras han invadido mis sentidos al recordar al amigo que me lo recomendó y así compré en el año 2006.

Allí, en el despacho y frente a otros libros de coaching y psicología, estaba yo, pensando, sintiendo y observando. Después de una noche agitada en la que se han fusionado personajes familiares junto a otros totalmente desconocidos se ha desarrollado una trama, una extraña historia inacabada.

Un cúmulo de circunstancias vividas ayer junto al sueño que ha creado la noche ha dibujado en mi mente una película cargada de acción. Una película que en breve quedará revelada gracias al libro que ahora sujeto entre mis manos y los dedos inquietos ya se mueven para abrir las páginas cargadas de ilustraciones inspiradoras y sorprendente contenido.

La interpretación de un sueño en el contexto personal es una especie de arte adivinatorio. Es a su vez, un análisis útil para descifrar el lenguaje de la realidad entremezclado con el del inconsciente en forma de relato de ficción. Es entonces cuando podemos decir que la realidad supera a la ficción.

Seria largo describir con detalle en este escrito lo visualizado durante el sueño pero os invito a participar del significado de las palabras más relevantes que han comparecido en mi ensueño:

Armario. Cuando en el sueño aparece un armario simboliza las pasiones intimas y la inteligencia que se guarda en la mente. Muestra todo aquello que hemos aprendido a lo largo de la vida, a base de estudios, experiencia o convivencia. Revisar el contenido del armario revela tu valor.

Ropa manchada. Es la marca de un daño que indica pérdida de confianza. Revela faltas del pasado que se manifiestan en el presente. (En mi sueño he tomado la ropa de la tintorería con gran indignación por la persistencia de las manchas. Me la he llevado a casa decidida a limpiarla por mi misma).

Equipaje. El equipaje en sueños simboliza a todo aquello que ha servido para crecer y formarte a lo largo de la existencia. En él se contiene la memoria, los perjuicios, las manías y la personalidad. Se trata de decidir el equipaje que es imprescindible para continuar adelante. Conviene dejar cualquier asunto, relación o tarea que no resulte adecuada para el viaje.

Aduana. Soñar que se está en la aduana es frecuente cuando se está a punto de abordar un cambio importante en la vida.

Cola. Guardar cola es la manifestación de que para llegar a un lugar determinado has de esperar pacientemente a que te llegue el turno para recibir el premio.

Viaje. Anuncia que se va a experimentar un cambio en la vida que tiene relación con el destino, el medio y la actitud que se muestra ante las diferentes vicisitudes experimentadas durante el sueño.

Tal vez esta lectura te ha permitido disfrutar de un cortometraje. En mi caso, y una vez aireado mi sueño, me pregunto:

¿Qué quiero soñar hoy?

Como dueña de mi destino y conductora de mi alma tengo la habilidad de escribir durante el día el guión de la película de la sesión de noche. Estando despierta vivo luces y sombras que más tarde se convertirán en ángeles o en demonios.

Ante lo inesperado de cada día, somos libres de decidir el género de la película o el papel de los personajes con los que vamos a interactuar. Inclusive una película de terror puede ser sufrida con todos los músculos del cuerpo tensados al extremo para algunos, mientras que para otros que tengan la habilidad para desvincularse se limitaran a observar la calidad de los efectos especiales o la sublime interpretación de los personajes.

Lo que quiera vivir hoy será decisivo para el sueño que pueda crear más tarde.

Hoy es un día para ¡DESPERTAR y CREAR!

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Ariculo personal y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a Hoy he soñado…

  1. Natalia dijo:

    ¡Hola! Por las palabras que has analizado de tu sueño, tiene que haber sido de lo más movidito. ¡Me encanta que quieras trazar el guión de aquello que vas a soñar durante los próximos días! Sin embargo, déjame comentarte que nuestro subconsciente es quien dirige la película y no siempre nos dan el papel que queremos… Se requiere “entrenamiento” para poder destronar al subconsciente como cineasta… Pero… ¡En esta vida todo se puede! y más si nos lo fijamos como nuestro objetivo.
    Empecemos, como tu dices, por ser felices en nuestro día a día para ser, también, felices durante nuestro sueño.

    Ánimos en tu nueva meta onírica!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s